14 marzo, 2008

EL REINO DE LA SANGRE




Disco fundamental. Cuando todavía estaba en primaria, el nombre Slayer era referirse a lo más fuerte que uno podía escuchar en aquel entonces. El mito continuó hasta la secundaria que fue la primera vez que escuché este breve (pero alucinante) disco (recuerdo hasta ahora que mi camisa de promoción tiene el dibujo de uno de los discos de Slayer).

Era 1986 y nada había sonado tan brutal ni descomunal como esta placa. Nadie se había referido a la violencia de forma tan cruda y explícita, nadie había tocado la batería con tal velocidad y destreza. Uno no puede si no sentir velocidad, son apenas 30 minutos que escuchas como la batería suena y revienta en tu equipo y, sin embargo, no puede dejar de decir que bien toca este batero (grande Lombardo), a pesar que uno piensa que solo golpea las maquetas, tiene un estilo raro para quienes no escuchan metal pero ese estilo fue, con el lanzamiento de Reign in Blood, pionero, es recién después de esta placa de Slayer que se define el estilo speed metal y, por supuesto, thrash y death metal.

La dupla compositora que hizo posible la creación de tal armatoste son los guitarristas Jeff Hanneman y Kerry King (las gracias a ellos), quienes compusieron todas las letras y composiciones del disco. Completa el cuarteto Tom Araya (bajo y voz). Les recomiendo que escuchen especialmente los riffs de guitarra que emprenden ambos guistarristas, similares a contrapunteos pero tocando la guitarra a centenares de revoluciones por minuto. Es imprescindible escuchar los 2 temas más difíciles y clásicos del disco: Angel of Death y Rainning Blood. Estas composiciones están consideradas por los expertos como las más difíciles de tocar por cualquier guitarrista (en rigor, son pocos son los que se aventuran a tocar algo así como 10 corcheas por segundo), además de ser las canciones de thrash que cualquier melómano puede reconocer al instante. Infaltables en sus conciertos.

La trascendencia del disco es de esos pocos discos que pueden llamarse influyentes. Obvio, este disco no será un Dark Side o un Sargent Peppers pero es casi tan influyente como el Nevermind o The Ramones. Todos los grupos de metal que vienen después de la aparición del disco tienen a éste como su santo y seña, además de valerle a Slayer ser considerado entre los 4 grandes del metal junto a Metallica, Anthrax y Megadeth. Como plus el disco fue considerado el más fuerte de todos los tiempos y ser objeto de un álbum tributo por varios grupos del género (queda como pendiente encontrar el capítulo de South Park donde Cartman usa Rainning Blood para espantar hippies).

Ahora que tengo el disco en mis manos, voy a hacer lo que siempre he querido: reventarle las ventanas a mis vecinos con el volumen al máximo. Les dejo el disco.

Descargar Reign in Blood

1 comentarios:

Fantômas 28 de marzo de 2008, 21:07  

Gracias por tu comentario, muy bueno tu blog también, ya lo estoy agregando a mis enlaces.

Un abrazo.

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.