19 agosto, 2008

LOVELESS





La discografía de My Bloody Valentine se compone de apenas 2 discos, uno de los cuales es una verdadera obra maestra y es el motivo de este post. Hasta aquí parece una carrera muy similar a la de The Stone Roses: ambos con sólo 2 discos editados, uno de los cuales es extraordinario, carrera muy corta, fans esperanzados en una posible reunión, etc. Pero tienen una historia muy particular.

Kevin Shields (guitarra y voz), Colm Ó Cíosóig (batería), Bilinda Butcher (guitarra y voz) y Debbie Googe (bajo) forjaron un disco tan influyente que si tratamos de elegir los mejores discos de los noventa, Loveless estará rankeado como uno de los primeros. A pesar del fracaso inicial -ya que la disquera quebró luego del lanzamiento- no hay duda que se trata de un disco vastamente influyente y todo aquel que considere como una buena década musical a la última del pasado siglo encontrará aqui algo que lo devolverá una hora a los noventas.

No sabemos por qué ni quién acuñó aquello de rock alternativo pero Loveless fluye, respira y destila ese rock, un rock hecho de un ruido que parece hasta interferencia, murallas construidas a base de guitarras rozando la distorsión, voces femeninas al borde del susurro: un nuevo sonido, completamente nuevo -shoegazing le dicen-, denso, difícil de explicar pero sin duda muy bello que te hace al volver al disco una y otra vez. A veces parece que uno escuchara a algún grupo de esos setenteros con su rock denso y espacial, por otros crees que estás escuchando a un grupo tipicamente alternativo.

La placa se compone de 11 pistas con casi 50 minutos de duración. Entre tema y tema es fácil escuchar que una canción es la continuación de otra, como una canción hecha en 2 partes pero también están los temas que son completamente ajenos a la canción anterior. Todo empieza con un clásico Only Shallow, desde un inicio se siente ese aire denso de guitarras (el bajo aquí es una clase) y ruidos que dominan el disco, ni que decir la voz de la Butcher que se escucha preciosa. Le sigue Loomer con la voz femenina como protagonista de este viaje musical. Touched suena como a un soundtrack o la canción de algún comercial de tv que sirve de preámbulo a To Here Knows When, que se escucha como un tema oscuro, sacado de alguna influencia dark o pospunk. El sonido de las cuerdas y los efectos aquí son absolutamente monopolizadores, tecnicamente es el tema más logrado.

I Only Said y Come in Alone le dan el aire clásico al disco, son temas que son perfectamente "digeribles" por un habitual oyente de radio, aquí Shields coloca una piedra angular de los que sería el rock alternativo o simplemente el rock de fin de siglo. En esa misma línea se ubica Sometimes que viene a ser la balada del disco, presten atención a la guitarra siempre presente pero de una manera imperceptible. Blown a Wish es la continuación a Sometimes pero en la voz de la Butcher, otro gran tema. Que mejor que terminar con What you Want y Soon, 2 temazos.

Se necesitaron cerca de una veintena de ingenieros de sonido para mezclar el disco (claro que no todos trabajando a la vez, la mayoría desertó del proyecto), una disquera quebrada y la relación entre los integrantes deteriorada para que el Loveless vea la luz pero no hay nada que reprocharle a Shields y compañía. Con esta obra alcanzaron un lugar entre los más grandes grupos (y también entre los más osados e innovadores). Les dejo el link de descarga.

3 comentarios:

fabricio 28 de agosto de 2008, 9:53  

Discazo de discazos!!! Chevere la review, sobre todo ese párrafo final... (no manyaba el dato de la cantidad de ingenieros involucrados)

Saludos

Bruno 23 de septiembre de 2008, 0:26  

Kevin Shields ....maestroOoOoOo!!!

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.